miércoles, 13 de diciembre de 2017
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Desafiando la Coyuntura
 
Desafiando la Coyuntura
-
 
03-oct-17  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
Hay sectores cuyo movimiento dicen mucho en relación a la situación de la economía de un país. La construcción y las actividades inmobiliarias siguen la tendencia del dinamismo de un país, dada su estrecha relación con la inversión pública, la capacidad de ahorro y consumo de los hogares, el acceso a financiamiento, entre otros. La actividad inmobiliaria y de construcción creció de manera considerable en los últimos años, de tal forma que en 2014 llegó a representar el 14,90% del PIB.
 
Más Información:

Desarrollo de vivienda: alternativa social y económicamente necesaria
Formalización de las construcciones frente a riesgos naturales
Debemos luchar contra la informalidad
TOP 30 constructoras internacionales
¿Cuánto cuesta el m2 en Ecuador y el mundo?
"2016, el peor año para acceso a la vivienda"

No obstante, con la reducción de los ingresos y gasto público, así como la menor capacidad de consumo de los hogares y la normativa implementada, el crecimiento del sector construcción e inmobiliario se redujo de manera considerable, con una tasa negativa de variación en el año 2016. Esto hace que sean varios los desafíos que se deban asumir por parte de un sector que participa activamente en la búsqueda de alternativas y soluciones para fortalecer su actividad y así, continuar con la generación de beneficios para el país.

Para comprender mejor la situación y perspectivas de este sector, presentamos un análisis de su impacto y peso en la economía, junto con el análisis de la situación de vivienda en el país y de las medidas que se adoptaron luego del terremoto del 16 de abril de 2017. Para complementar esta información, contamos con opiniones de los actores más relevantes del sector.

Situación económica del sector

La economía ecuatoriana se encuentra en una situación delicada en relación al momento que atraviesa. Desde 2012, la tasa de crecimiento anual del PIB se ha ido reduciendo, hasta una tasa negativa en 2016. En este periodo el sector público jugó un papel de gran importancia al realizar importantes inversiones y mantener un elevado nivel de gasto público. No obstante, esto solamente se pudo alcanzar por los elevados niveles de ingresos que se dieron -especialmente petroleros-. Una vez que los recursos decayeron, se incrementó el financiamiento mediante deuda pública, preventas de petróleo y se aplicaron reformas legales que tuvieron impacto en el desempeño económico. Adicionalmente, el terremoto del año pasado tuvo un impacto directo en la economía en su conjunto.

Una de las actividades más afectadas por esta situación, sin duda, fue la que forma parte de este análisis. La tendencia que sigue el PIB sectorial en este caso es la misma que tiene el PIB en su conjunto. La diferencia que existe se da en el mayor nivel de profundidad que tienen las variaciones en la construcción e inmobiliario, en relación a toda la economía. Para la evaluación que tiene el PIB sectorial, se tomó información de las Cuentas Nacionales del Banco Central del Ecuador (BCE), disponibles a detalle hasta el año 2016. Esto implica que se tomaron datos tanto de la Construcción como de la Actividad Inmobiliaria. Con estos datos, se observan picos de variación, como el que se dio en el año 2012 con 11,6%y la estimación de decrecimiento de -5,3% en 2016. Este último valor es una de la caída más grande en la última década y se da por el -5,2% de la Construcción y -5,5% de la Actividad Inmobiliaria.

Para 2017, dado el mayor nivel de gasto público en el primer trimestre del año, lo que incidió en la situación y dinamismo de la economía y las mayores proyecciones de crecimiento de las exportaciones, dentro de los modelos oficiales, el BCE estima un crecimiento de 0,7%del PIB total. Si bien se ajustó esta estimación frente al 1,5%de inicios de año, todavía es optimista. Es así como para la Unidad de Investigación Económica y de Mercado de Ekos se mantiene una proyección de -0,5%para 2017.

En el caso del sector, se estima que éste siga siendo un año de decrecimiento. Son varios factores los que inciden. Por un lado, se encuentra la menor inversión estatal, la menor capacidad de compra de los hogares y también la normativa legal, especialmente la Ley de Plusvalía que ha tenido un impacto negativo en toda la actividad, de acuerdo a los expertos en el tema. De todas maneras, la participación del sector en la economía se estima en 14,2%para 2016, luego de una reducción de este rubro desde el año 2015. No obstante, la construcción y la actividad inmobiliaria juntas tienen un peso en el PIB aún más grande que la manufactura, cuya participación se calculó en 12,5%en 2016 y es el sector con mayor participación. Esto lleva a que las medidas que se adopten hacia el sector tengan impacto directo en el sector y en la economía.




Estos resultados van de la mano con los ingresos de las empresas. De acuerdo a la información que maneja la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros, hay 10.050 empresas que declararon información tanto en 2015 como en 2016 de este sector -declaración en actividades de construcción e inmobiliarias-. La información obtenida refleja un ingreso de USD 5.831,24 millones para el año 2016, 0,4%más de lo que se dio en 2015. Las actividades que mayor incremento tuvieron fueron: construcción de drenaje de terrenos de construcción; construcción de puentes y viaductos; administración de bienes inmuebles; y, la promoción de proyectos de construcción. En el caso de las actividades inmobliarias, las 5.567 empresas que se presentan en este análisis tuvieron una reducción de -0,5%en sus ingresos 2016.


El tema del empleo también es fundamental revisar. De acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, en junio del 2017 este sector empleó al 6,3%de la Población Económicamente Activa. No obstante, la situación económica y el impacto de las políticas, afectaron al empleo del sector. En las cifras que se manejan, únicamente se incluyen a las personas que declaran su actividad en la construcción. En el período 2011- 2013 la participación en el empleo creció hasta ubicarse en 7,6%en 2013. En lo posterior se fue reduciendo hasta ubicarse en el 6,3%en 2017 (junio).

La reducción entre diciembre de 2016 y junio de 2017 es 0,8 puntos porcentuales, siendo la mayor variación registrada entre periodos. Esta tendencia también la reflejan los estudios realizados por los gremios del sector. De acuerdo a un análisis del colectivo Constructores Positivos (conformado por representantes de todos los segmentos de la sociedad), entre 2015 y 2016 se estima una pérdida de 56.481 empleos por el anuncio de la implementación de la Ley de Plusvalía. La normativa tiene una incidencia directa en la demanda de bienes inmuebles, ya que la desincentiva, al nivel de llegar a perder 155 empleos diarios. Esto lleva a que una de las principales luchas del sector sea la eliminación de este cuerpo legal. Dada la importancia del sector, cualquier medida que tenga incidencia en la actividad afecta de manera directa a un importante porcentaje de la población.

Por otro lado, el desarrollo del sector también depende de la evolución del crédito. Él se relaciona con la capacidad de pago y demanda de crédito por parte de los agentes económicos. En este caso se tomó la información tanto de la Superintendencia de Bancos (que presenta información de Bancos Privados, Sociedad Financieras, Mutualistas y entidades públicas, entre otras) y el BIESS, cuyas cifras las difunde esa entidad. En materia de crédito hipotecario el BIESS tuvo un peso de 62,1%frente al total analizado. Esta participación se redujo levemente desde 2013, año en el que el porcentaje fue de 63,8%. Esta cifra es espejo del monto total de crédito hipotecario que ha mantenido una tendencia a la baja. En 2016 se estimó el monto total del crédito hipotecario en: USD 1.514,69.

En lo que a las entidades diferentes al IESS se refiere, en el periodo 2012-2016, el crédito entregado se concentra en un 40%en Pichincha, un 25%en Guayas y 11%en Azuay. El resto de provincias tiene una participación individual menor al 10%. Como se observa en las cifras presentadas, los desafíos para el sector están sobre el tablero. La coyuntura económica no es la más favorable, no obstante eso no resta la existencia de oportunidades de negocio. Los actores tienen un compromiso activo por el desarrollo de sus actividades y del país, lo que permite enfrentar la coyuntura.
 
Artículo perteneciente a: Revista Ekos - Oct 2017
 
 
  2017-12-04    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-12-13    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-12-13    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-12-11    RESUMEN Y COMPARTIR
  2017-12-08    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos