sábado, 15 de diciembre de 2018
Facebook - ekos negocios      Follow Revista Ekos on Twitter      Corporación Ekos on LinkedIn      Corporación Ekos on LinkedIn   Corporación Ekos on LinkedIn
 
Análisis: cómo está Ecuador cuando hablamos de innovación
 
Análisis: cómo está Ecuador cuando hablamos de innovación
-
 
04-dic-18  Redacción Ekos   @revistaEkos
 
nnovar es "pensar diferente", no mejor. Se innova introduciendo algo nuevo, que no existía previamente, mientras que mejora lo que existe.
 
Por: Alianza para el Emprendimiento e Innovación del Ecuador AEI | Equipo Ekos.

Por: María Belén Ávila, AEI
Es implementar una idea que agrega valor y tiene potencial de transformarse en un nuevo estándar. Innovar es identificar que la gente ya no quiere ir a centros comerciales para hacer sus compras y lanzar una plataforma como Amazon que solucione esta necesidad. Según un informe de Innovación para el desarrollo sostenible de la UNESCO: “La innovación conduce al origen de la humanidad, a aquel momento en que un ser humano tomó un objeto y lo convirtió en herramienta”.

El análisis del BID sobre el sistema nacional de innovación en Ecuador determina que, “existe un conjunto de problemas o fallas que hacen que la inversión en innovación por parte de los agentes sea inferior al óptimo”.  Este año, el país se ubicó en el puesto 97 en el global Innovation Index, pero más allá de las cifras, ¿cómo se encuentra Ecuador en el contexto de la innovación? Adriana Amaya Rivas, investigadora del Departamento de innovación de ESPAE, analiza a profundidad el tema.

En Ecuador, las capacidades científicas y tecnológicas y de innovación se están desarrollando, encontrando diversas dificultades, asimetrías tanto a nivel funcional como sectorial. De cierta forma, las capacidades de generación de conocimiento se concentran en las universidades e instituciones de educación superior.

Las economías basadas en el conocimiento muestran una articulación de la academia con las capacidades de innovación y emprendimiento en el sector empresarial. Este enlace facilita la introducción efectiva de nuevos modelos de negocios en el mercado.

En las universidades ecuatorianas la visibilización de capacidades y resultados es premiada con mayores niveles de financiamiento, mayor reconocimiento e inserción en redes de colaboración científica y agendas globales de investigación. En el sector productivo, los incentivos para compartir conocimiento e información han sido tradicionalmente pocos y las figuras como las patentes o el secreto industrial han sido incipientes. Existe un proceso de fortalecimiento y consolidación —en algunos casos liderando la calidad de la investigación en el país— que se refleja en un eco cada vez mayor de sus avances, debido al empuje que está implementando el Gobierno nacional. Por ejemplo, la producción en revistas científicas en el país creció, en el período 2010-2016, a una tasa promedio de 25%.

Sin embargo, esta consolidación relativa de capacidades en las instituciones generadoras de conocimiento no se encuentra correspondida por las capacidades de absorción de conocimientos y generación de innovaciones de las empresas en el sector productivo en el Ecuador. De acuerdo con la Encuesta de Actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación aplicada en 2015 (en adelante EACTI-2015), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), en 2014 el 37% de las empresas en Ecuador habían realizado algún esfuerzo financiero con el propósito de innovar. Este resultado puede ser explicado por la escasa colaboración que se da con la industria para desarrollar investigaciones y producciones científicas en Ecuador.

En el país, el fomento de mayores capacidades en ciencia, tecnología e innovación es un aspecto fundamental en las políticas estatales de desarrollo inclusivo y es una estrategia indispensable para el cambio de la Matriz Productiva propuesto en el 2012 (Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, 2015).

Una gran mayoría de los ecuatorianos no entiende el verdadero concepto de lo que es innovación y por ello se les dificulta su implementación. A pesar de este hecho, el ecuatoriano está despertando de un largo letargo y está en búsqueda constante de capacitación y de nuevas experiencias que lo enriquezcan.

A pesar de que Ecuador tiene una de las tasas más altas de emprendimiento de acuerdo a los resultados del Global Entrepreneurship Monitor, la mayoría de ellos están en sectores como: comercio minorista, hoteles y restaurantes. Esta realidad pone en evidencia lo poco que se hace, dando como resultados productos que no agregan valor.

Sin duda, el país presenta el desafío y la necesidad de implementar procesos de innovación y la capacidad de aplicarlos en nuevos productos, para lograr posicionarse de manera competitiva en mercados internacionales. De esta forma, Ecuador mejoraría su productividad y alcanzaría mayores niveles de ingreso para la sociedad. A su vez, la innovación permite alcanzar un crecimiento sostenible basado en la diferenciación de los productos, enfocándose en las necesidades no manifestadas por los consumidores.

Es necesario entender que en Ecuador hay una gran cantidad de empresas pequeñas que requieren instrumentos diferenciados para competir con valor agregado y sin necesidad de realizar actividades de I+D internas. Según la encuesta Encuesta Nacional de Actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación (ACTI), Senescyt & INEC, 2015: 1.206 empresas ecuatorianas destinaron recursos a la realización de alguna de las actividades conducentes a la innovación, lo que equivale a un 37% de las compañías. Para el caso de las empresas medianas, el 26% hizo este ejercicio. Las de menor tamaño son también las que en proporción tienen menos iniciativa en la implementación de actividades conducentes a la innovación.

Las innovaciones más recurrentes para las empresas en Ecuador está en la generación de nuevos servicios y las innovaciones organizacionales. También, se destaca la innovación de proceso y de producto. En su mayoría, las innovaciones introducidas son incrementales, no rompen paradigmas, no le dan al producto o servicio final un valor agregado que permita su diferenciación en el mercado.

A nivel de marco normativo se evidencia que Ecuador ha realizado grandes esfuerzos a favor del desarrollo y consolidación de un sistema nacional de innovación. Sin embargo, como se observa en el caso del COPCI, la LOES y el Código Ingenios, aún existen importantes desafíos para que la normatividad ofrezca condiciones favorables para la actividad innovadora.

Durante la última década han tenido lugar desarrollos legales con intenciones positivas para el fortalecimiento del ecosistema de innovación a nivel país. Sin embargo, aún es necesario implementar, por ejemplo, reglamentaciones, instrumentos o mecanismos que permitan su operación de manera concreta y generalizada.

Por otro lado, en el tema de políticas, herramientas e instrumentos creados para facilitar la actividad innovadora, deben mencionarse cuatro grandes iniciativas por el impacto que generarían en Ecuador y sus provincias: el Plan Nacional “Buen Vivir”, la Política Industrial 2016-2025, la Estrategia de cambio de la Matriz Productiva y las Agendas de Transformación Productiva. En ellas se planifica el cambio estructural de la economía ecuatoriana llevándola de la producción de bienes primarios -con baja complejidad industrial y tecnológica- hacia  una especialización inteligente y una transición a una economía del conocimiento. En general, las políticas hablan de la innovación como uno eje para el desarrollo económico del país. Otros aspectos fundamentales son: la diversificación, la productividad, los mercados, el talento humano, la inversión y el financiamiento.

Además, en los últimos años han surgido agentes que han venido respaldados por grupos económicos y políticos influyentes que buscan tener un papel más activo en la generación de emprendimiento e innovación. Tenemos así a la Alianza para el Emprendimiento y la Innovación, la Asociación de jóvenes emprendedores del Ecuador, incubadoras y aceleradoras y espacios de co-working.

El sector agrícola necesita innovar con urgencia. Ecuador debe añadir gradualmente herramientas basadas en la tecnología como el monitoreo de la salud de los cultivos y del suelo, un sistema que permita controlar la localización geográfica de las cosechas y los precios a los que se están comercializando, además de plataformas que almacenen información sobre el manejo de las granjas. Al hacer esto, es posible crecer la productividad, mejorar los niveles de eficiencia, la distribución y el acceso a lo largo de todo el sistema alimentario.

Las correctas políticas públicas apoyan la creación del entorno para esta transición. Ecuador necesita de creación, transferencia y absorción de tecnología, así como de la colaboración entre los sectores para asegurar la producción agrícola para el consumo doméstico y su exportación.

En general, Ecuador requiere que todos los actores del ecosistema tomen los correctivos respectivos para construir el ambiente propicio donde se surja una cultura de difusión y absorción del conocimiento. Es necesario crear más sinergias entre todos los sectores para que se genere y transfiera conocimiento. El resultado será vivir rodeado de océano de innovaciones, que alimenten ese crecimiento sostenido de largo plazo de la economía y de la sociedad.

Se necesita promover la innovación apalancándose en el pilar de capital humano y otras fortalezas emergentes, de tal forma que se garantice su impacto positivo en la capacidad de exportar del sector privado y por consiguiente en la competitividad y calidad de vida. 

Con el objetivo de lograr estos cambios, es posible contemplar la creación de estímulos para apoyar las innovaciones en productos y también en los procesos internos en las organizaciones y en la comercialización, a fin de facilitar la implementación de sistemas de certificaciones de calidad y estándares y prácticas, que contribuyen con la sofisticación de los negocios.

Al ser Ecuador un país agrícola, se debe mejorar la asociación entre productores y las empresas de servicios agrícolas. Caminar de manera conjunta hacia la creación de nuevos productos que tengan mayor diferenciación y la incorporación de la tecnología en los procesos productivos, dando lugar a una difusión del conocimiento e impactando positivamente en diferentes aspectos del GII.



Más Información:


"CEO Global: El mundo necesita más mujeres CEO"
¡Sigue la pasión que te motiva y te hace feliz!
Innovación, parte del ADN de Banco del Pacífico
Una propuesta basada en innovación, de Loja para el mundo
Rompiendo mitos y paradigmas
Innovación tecnológica: la era de la automatización de procesos
¿Cómo puede Ecuador abandonar la posición 97 en el Global Innovation Index (GIl)?
Innovar no es suficiente
Ecuador se unió por el emprendimiento y la innovación

 
Artículo perteneciente a: Revista Ekos - Nov 2018
 
 
  2018-12-14    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-14    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-13    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-05    RESUMEN Y COMPARTIR
  2018-12-05    RESUMEN Y COMPARTIR
 
 
Busque empresas por razón social, marca, ruc, actividad o productos